Uno, los hijos e Internet

Inter­net por un lado y las redes socia­les (Face­book, Twit­ter, etc.) por el otro, son una reali­dad que has­ta hace unos años atrás no exis­tían. Los modos de com­por­tar­se en Inter­net pue­den tener con­se­cuen­cias para uno y para nues­tras fami­lias.

Lo que se publi­ca en Inter­net difí­cil­men­te se pue­da eli­mi­nar lue­go. Las cla­ves no deben ser com­par­ti­das, hay que hablar con los chi­cos, etc. Si no lo pon­drías en un pasa­ca­lle delan­te de tu casa, no lo hagas en Inter­net

¿Te gustó? Compartilo:

Comentarios cerrado.